esenfrdeitpt

Vino Arribes

La comarca de Las Arribes del Duero presenta unas condiciones idóneas para el cultivo de la vid: clima mediterráneo en las laderas y valles, suelos graníticos y pizarrosos, un tanto arenosos. Sobre ellos se han mantenido cepas y uvas de marcado carácter, gracias a los cuidados de los productores locales.

Las variedades autóctonas, como la Juan García y la bruñal, o la bastardillo chico y la puesta en cruz, ambas aún en estudio, confieren a los vinos arribeños su singularidad. Las catorce bodegas inscritas en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen producen vinos tintos, rosados y blancos. En general, resultan equilibrados y bien estructurados.

Son vinos limpios y brillantes, con colores intensos que van del rojo guinda al púrpura en los tintos, pasando por el rojo fresa de los rosados y el pajizo verdoso en los blancos. Tienen un alto potencial aromático, apareciendo frutas del bosque, mermeladas, cueros y regalices sobre fondo mineral en los tintos y rosados. Por su parte, los rosados presentan frutas exóticas con aromas florales, cítricos y monte bajo.

Pese a no ser muy conocidos, se trata de caldos diferenciados, singulares y sorprendentes. ¡Descúbrelos!

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver Politica